Blog

Fotografías para la historia: Usain Bolt en Río 2016

La fotografía de deporte es una de las más difíciles y emocionantes que existe, pues no se lleva a cabo en un ambiente controlado y depende de muchos factores externos al fotógrafo y al mismo protagonista de la imagen. Los resultados son tan inesperados como sorprendentes y a lo largo de muchos años han ayudado a dibujar la historia de las leyendas del deporte más destacadas.

Este año, los juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 han resultado una oportunidad única para la fotografía deportiva, pues las redes sociales han potenciado el alcance de imágenes que seguro pasarán a la historia. Uno de los protagonistas preferidos ha sido Usain Bolt, cuyas fotos se han hecho virales en muy poco tiempo. Para entender la complejidad de estas fotografías hay que recordar que se trata del hombre más rápido del mundo, corriendo por menos de diez segundos, haciendo historia y con cientos de fotógrafos compitiendo codo a codo por el mejor encuadre.

Contrario a lo que pudiera pensarse, los fotógrafos de atletas se preparan con semanas de anticipación, primero deciden qué cantidad de cámaras llevar a la pista de carreras y dónde colocarlas. La mayoría funcionan a control remoto, pero los fotógrafos deben elegir en dónde colocarse ellos (por lo general eligen el punto en el que creen que se puede obtener la mejor imagen). Por supuesto, todos quieren fotografiar al favorito, en este caso a Usain Bolt, así que deben suponer en qué carril correrá. De cualquier manera se colocan cámaras que cubran todos los carriles, pero siempre hay ajustes de último momento.

El Comité Olímpico Internacional decide las posiciones de los fotógrafos y las agencias, priorizando a las más importantes como Associated Press, Getty, France Presse o Reuters, que ocupan los mejores puestos. La fotografía que encabeza este artículo fue tomada por Cameron Spencer, fotógrafo australiano que trabaja para Getty Images. La imagen, que se ha convertido en un fenómeno, fue tomada a la altura de los 70 metros y Spencer usó una Canon EOS 1D X Mark II y un objetivo 70-200 mm, usó zoom hasta quedarse en los 135 mm y a una velocidad de 1/40 para capturar el movimiento.

001

002

003

17/agosto/2016 fotografía, noticias
About Elisa Adame

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *