¿Qué es el Certificado TÜV?

En productos de iluminación hay certificados muy conocidos, como el RoHS, que sirve para limitar el uso de varios elementos, entre ellos el plomo y el mercurio; o el CE, sin el cual no se pueden vender ciertos productos en la Unión Europea. Pero hay uno muy que destaca por su alto  grado de exigencia: el TÜV, que es expedido por diversas organizaciones alemanas, que en conjunto son conocidas como Technischer Überwachungs-Verein y cuyas guías de certificación son de las más estrictas del mundo. Por ello, cualquier producto que posea una certificación de este tipo, le garantiza al usuario un producto de alta calidad, que cumple con las normas de seguridad necesarias, tanto para las personas como para el medio ambiente.  

 

El origen de las TÜV se remonta a los años de la Revolución Industrial, cuando un grupo de ingenieros decidió fundar la Asociación de Inspectores de Calderas, debido a que se registró la explosión de una caldera dentro de una fábrica de cerveza. Esta asociación fue conocida como DÜV y a la par de los avances tecnológicos e industriales cobró mayor relevancia, debido a que muchos sectores empezaron a solicitar a sus servicios con mayor asiduidad, por lo que su alcance se volvió cada vez mayor. Para la década de los 40, ya existían 37 DÜVs y en su afán de crecimiento, se reorganizaron para convertirse en lo que hoy conocemos como TÜVs, lo cual permitió su internacionalización y un gran mejoramiento en su reputación.

 

La importancia de las TÜV es tal, que también funcionan como consultoras independientes y algunas de sus subsidiarias pueden realizar certificaciones de protección medioambiental. Además, todos los vehículos alemanes deben estar certificados por ellas para que puedan transitar por carreteras públicas.

 

*Con información de efectoled.com

 

blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *