Iluminación en espacios

La iluminación es un elemento primordial en la realización de cualquier proyecto cinematográfico, sin embargo, también es primordial en ejecuciones arquitectónicas, comerciales y urbanas. Su aplicación es necesaria no sólo para embellecer o resaltar los espacios físicos, sino también para generar una mejor relación y satisfacción del ser humano con el entorno en que se encuentra y/o desarrolla.

 

Un correcto diseño de iluminación se desarrolla a través del seguimiento de normas y estándares que permiten aprovechar el uso de los recursos naturales, humanos, económicos y tecnológicos con los que se cuenten. De esta manera se obtiene un resultado satisfactorio para todos los involucrados. 

 

Para la creación de cualquier proyecto de iluminación es necesario conocer las características especiales de dicho proyecto, así como el espacio en donde se pretende desarrollar, el público involucrado y los fines específicos que se buscan lograr a través del mismo.

 

Richard Kelly considerado el padre de la iluminación sentó las bases sobre cómo iluminar diferentes espacios, revolucionando el concepto de cantidad de luz, por calidad de luz en 1950. Kelly determinó que hay tres categorías en las que se pueden englobar los tipos de iluminación : 

 

1.- Luz para ver, también conocida como luz indirecta o difusa, es aquella que se encuentra en el entorno, permitiendo distinguir y percibir los espacios y desplazarse en ellos, es decir, hablamos de una iluminación general que asegura que todos los elementos sean visibles.

 

2.- Luz para mirar, también conocida como luz focal, es aquella proporcionada y enfocada en áreas específicas, su objetivo es atraer la atención de las personas, diferenciando así entre los espacios, las estructuras y los objetos presentes.

 

3.- Luz para contemplar, también conocida como luz de acento, es aquella que se emplea para enfatizar un objeto, persona o punto de atención en específico. Ese tipo de luz surge de la idea de contemplar a la luz no solo como una fuente para mostrar información, sino que la luz puede constituir un tipo de información por sí misma.  

 

Los tres tipos de iluminación son muy distintos entre sí, sin embargo, si se emplean de la manera adecuada se pueden obtener resultados satisfactorios que posibiliten la creación de espacios más dinámicos y balanceados.

*Con información de biolumina.com.mx

blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *