Iluminación en centros comerciales

En el diseño de cualquier centro comercial, la iluminación es uno de los aspectos más importantes, porque es parte esencial de cualquier marca y su aporte a cualquier negocio es fundamental; de hecho, las empresas más grandes tienen protocolos y manuales de iluminación.
Los grandes establecimientos cuentan con características muy específicas de instalación, ya que sus luces permanecen encendidas durante muchas horas de forma ininterrumpida. Por ello el consumo de energía debe ser el más bajo posible, para evitar que los gastos sean muy elevados, pero sin que la calidad lumínica se vea afectada. Además, las luminarias de cualquier instalación importante deben contar con diseños muy atractivos que ayuden a potenciar los productos y por lo tanto las ventas.
Todos los comercios tienen diferentes necesidades de iluminación, aparte de que la disposición de espacios es totalmente variable y con funciones diversas. Lo primero que hallamos en cualquier tienda es su escaparate, cuya principal función es ser atractivo para cualquier potencial cliente y además debe tener características únicas que lo distingan del resto. Al cruzar la puerta, lo primero que veremos será un espacio lleno de productos y dentro de la tienda encontraremos varias zonas, que deberán estar iluminadas de acuerdo a la función de cada una.
En la mayoría de los casos, la iluminación es parte integral de la arquitectura de los establecimientos, porque colabora en el diseño de los espacios y porque es importante para la elaboración de cualquier estrategia de marketing. El cliente, muchas veces sin darse cuenta, es influido en su estado de ánimo por la luz, su color, su posición y por la integración del espacio con la iluminación. Todo en conjunto, satisface a los compradores y aumenta el número de ventas.
*Con información de revistaluminica.es
blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *