Iluminación en carreteras

Todos los automovilistas que transitan de noche por cualquier carretera, necesitan la mejor visibilidad posible de todo el entorno para no sufrir algún accidente. Por esa razón, las autopistas deben contar con una correcta iluminación que evite deslumbramientos y que garantice sustentabilidad. Debido a las condiciones climáticas específicas de cada carretera, que varían dependiendo de la ubicación geográfica, existen normatividades que permiten clasificar  los tipos de iluminación adecuados para cada tipo de lugar. Ejemplo de ello es la NOM-031-ENER-2012 mexicana y la EN 13201 en Europa, cuyas estipulaciones permiten saber exactamente qué es lo que cada carretera necesita en materia de iluminación.

Si bien existen diferencias entre las dos normativas, gracias a la creación de la International Commission on Illumination, mejor conocida como CIE, los criterios de iluminación se parecen cada vez más y además comparten algunos conceptos lumínicos, cuyo cumplimiento mejora la seguridad en carretera.  Ambas tienen estipulaciones en común en cuanto al uso de luminarias LED se refiere: un sencillo montaje, gran resistencia a la corrosión, buen soporte en caso de impactos mecánicos y fluctuaciones de voltaje que garanticen más de 50 mil horas de vida útil, además de un bajo costo en materia de mantenimiento y eficiencia energética.

En el diseño de luminarias para carreteras hay detalles que deben tomarse muy en cuenta. El deslumbramiento que causan las luminarias en la mayoría de los casos causa disminución en la capacidad del ojo y por lo tanto la visibilidad del camino se ve afectada y genera tanto irritabilidad como cansancio. Las luces LED pueden provocar esos efectos, por eso deben estar equipadas con difusores que permitan reducir la luminancia.

La contaminación provocada por fuentes artificiales de luz, puede perjudicar la salud de personas, animales y ecosistemas. Pero puede reducirse siempre y cuando se dirijan las fuentes de luz solamente hacia las áreas que se pretenden iluminar.

Cuando los módulos LED se vuelven viejos, van cambiando su temperatura de color por los materiales que se emplean para encapsular luces y lentes. Por ello en el diseño de iluminación para carreteras, se debe tomar muy en cuenta el uso de una luz uniforme que permita una visibilidad correcta, porque el hecho de contar con luminarias con distintos niveles de luz o color puede causar accidentes.

Una de las grandes ventajas del uso LED en carreteras es que reduce considerablemente la emisión de contaminantes Co2, gracias a su bajo consumo energético, por lo que el medio ambiente se ve sumamente favorecido.

 

*Con información de iluminet.com

blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *