Iluminación arquitectónica

A pesar de que la luz no tiene una forma física, se ha integrado de tal forma en la arquitectura, que se ha convertido en parte fundamental de los elementos que la componen.
Gracias a las nuevas tecnologías la iluminación arquitectónica se ha desarrollado considerablemente y pasó de ser meramente funcional, a tener la capacidad de interactuar con nuestros sentidos a partir de los dotes artísticos que ha adquirido desde que empezó su evolución. De hecho se ha convertido en parte importante del diseño mismo de una obra arquitectónica, porque es capaz de influir en la percepción de la misma, delimitar ciertas zonas, acentuar los objetos y modificar alturas y anchuras sin necesidad de cambiar el espacio físico. También puede conducir la visión del espectador, dirigiendo su mirada a donde el artista desee. Además jerarquiza espacios y altera el ambiente.
El componente de la luminotecnia que guarda una muy estrecha relación con la arquitectura es la iluminación vertical, que no es un simple componente porque ofrece una impresión muy exacta del espacio, además es muy estético y mejora la asimilación del entorno que nos rodea.
Para que la luz pueda manipular la percepción de los volúmenes, las distancias o las formas, se utilizan varios tipos de iluminación:
*La básica hace posible la percepción del plano de trabajo horizontal.
*La de inundación sirve para iluminar grandes espacios, genera amplitud y delimita zonas. Además crea perspectivas para diferenciar entre los primeros y segundos planos.
*La de acento realza objetos a través de contrastes en el entorno.
*La de orientación crea trayectos a base de líneas de luz que sirven como señal y destaca el espacio mediante contrastes de iluminancia y de color.
La optoelectrónica ofrece muchas posibilidades a la iluminación arquitectónica en el campo del color, gracias a que fusiona la óptica, la electrónica y la informática; además tiene una gran superioridad técnica con respecto a otras fuentes de luz. También ha facilitado la implementación de sistemas de control de iluminación, dándole a los diseñadores un sinnúmero de posibilidades y facilidad de manejo.
Debido a la enorme cantidad de conocimientos que tenemos disponibles y al desarrollo de nuevas tecnologías lumínicas, se pueden convertir en realidad las ideas que antes se creían imposibles de realizar.
*Con información de Revista Iluminet: www.iluminet.com
blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *