Básicos en producción

Implementar una iluminación adecuada dentro de cualquier producción cinematográfica es una de las principales claves para lograr producciones de alta calidad, para poder implementarla es necesario tener un amplio conocimiento teórico y práctico de las diferentes mezclas de iluminación que se pueden hacer dentro y fuera de un set de grabación, a continuación presentamos los conceptos básicos que todo profesional del área en producción audiovisual debe tomar en cuenta al realizar un proyecto.

 

Primordialmente se debe saber diferenciar entre la luz natural y la luz artificial; la primera, es aquella que nos proporciona el sol en tomas de lugares abiertos, por tanto, podemos considerarla más barata o incluso gratis, sin embargo se debe tomar en cuenta que este tipo de iluminación es impredecible y más difícil de manejar; la segunda, puede fungir como una luz de refuerzo a la luz natural, o incluso como fuente única en tomas de espacios cerrados, este tipo de luz es más fácil de controlar y manejar de acuerdo a el tipo de escenario que se busque generar. 

 

Partiendo de los dos tipo de fuente -natural o artificial- tenemos dos variantes de luz: Dura y suave. La diferencia entre una y otra radica principalmente en la intensidad de la luz sobre el objeto a iluminar; la luz dura suele ser directa y con mayor intensidad, generando mayor contraste dentro del encuadre, por tanto, suele generar sombras muy definidas; por otra parte la luz suave genera menos contrastes y sombras muy difusas, para conseguir este tipo de iluminación se requiere una iluminación de menor intensidad, así como hacer uso  de filtros, difusores o rebotadores. 

 

Finalmente tenemos la dirección de la luz, uno de los conceptos básicos más importantes para cualquier producción, pues colocar la luz desde arriba, abajo o un lado, puede brindar resultados muy diferentes en términos estéticos o emocionales. 

blog

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *