image

En 2008 inició uno de los proyectos arquitectónicos más ambiciosos de los últimos años, el aeropuerto Shenzhen de China, concluido en 2011, en 2015 se conectó con la estación del metro y se estima que en 2025 y 2035 podrán hacerse ampliaciones.

El diseño de la terminal estuvo a cargo de los arquitectos italianos Massimiliano y Doriana Fuksas, quienes se han destacado siempre por atender las necesidades lumínicas de los espacios al tiempo que crean estructuras armónicas e imponentes. El aeropuerto tiene más de 500 mil metros cuadrados distribuidos en varias plantas y su figura estilizada le da un aspecto minimalista y futurista. Está revestido por una cubierta metálica perforada flexible, lo que le permite adecuarse a las corrientes de aire y abrirse y cerrarse para captar luz natural y calor, lo cual lo hace eficiente energéticamente.

Esta es una construcción totalmente diseñada en función de la luz, las líneas curvas y profundas recuerdan dunas en el desierto y los colores sobrios y fríos fueron elegidos por los arquitectos para remitirse a la presencia de agua.

image

image

image

image

image

image

Similar Posts

Leave a reply

required*